Inmunidad colectiva o Inmunidad de rebaño

Consultores estratégicos en Ciencia de Datos

Inmunidad colectiva o Inmunidad de rebaño

La inmunidad colectiva o Inmunidad de rebaño puede desempeñar un papel más importante de lo que pensábamos.  En el futuro, las comunidades más afectadas podrían disfrutar de una medida de protección derivada de la inmunidad

 

Durante los primeros meses de la pandemia, la llamada inmunidad colectiva fue un tema candente de conversación entre los funcionarios de salud pública, los políticos y los medios de comunicación. El término se refiere al porcentaje de personas dentro de una población que deben tener inmunidad a un virus para retardar o bloquear su propagación de manera efectiva.

Al principio, la mayoría de los expertos estiman que la inmunidad colectiva o de rebaño tenía un  umbral para el SARS-CoV-2 estaba en algún lugar alrededor o por arriba del 60% , lo que significa que el 60% o más de la población tendría que desarrollar la inmunidad – ya sea a través de la vacuna o infección – con el fin de detener el virus. Pero esas primeras estimaciones se basaron en datos incompletos y modelos estadísticos demasiado simplistas, limitaciones que la mayoría de los expertos en enfermedades infecciosas destacaron rápidamente en ese momento.

Muchos de los datos sobre el nuevo coronavirus siguen estando incompletos. Por ejemplo, los investigadores aún no saben qué tan infeccioso es realmente el SARS-CoV-2 o cuánto tiempo dura la inmunidad después de una infección . Estas dos piezas de información son entradas cruciales cuando se trata de modelar con precisión los umbrales de inmunidad colectiva. Para complicar aún más las cosas: las respuestas a estas dos preguntas pueden variar según la edad, el estado de salud y otros factores de la persona.

Pero después de meses de datos del mundo real, algunas investigaciones recientes argumentan que el umbral de inmunidad colectiva para el SARS-CoV-2 en realidad puede ser más bajo, y tal vez muchísimo  más bajo, de lo que se sospechaba inicialmente. Incluso si esas estimaciones resultan ser demasiado optimistas, los expertos en enfermedades infecciosas dicen que algunas áreas que experimentaron altas tasas de infección a principios de este año ahora podrían disfrutar de cierta protección derivada de la inmunidad.

Las últimas estimaciones de inmunidad colectiva y lo que realmente significan

Recientemente, un equipo de investigadores con sede en Suecia y el Reino Unido buscó producir un modelo más preciso de inmunidad colectiva. Para hacer eso, consideraron las formas en que las personas de diferentes grupos de edad y tendencias sociales se mezclan en entornos del mundo real.

Los resultados de su modelo, que se publicaron el 14 de agosto en la revista Science, determinaron que una tasa de infección comunitaria de alrededor del 43% podría, teóricamente, ser suficiente para producir “un nivel de inmunidad de la población en el que la propagación de la enfermedad disminuirá y se detendrá incluso después de todas las medidas preventivas se han relajado “.

Otro modelo reciente , aunque extremadamente atípico, situó el umbral de inmunidad colectiva en un 20% o incluso por debajo de él. Si eso fuera cierto, algunos lugares, incluidas algunas zonas de Nueva York, ya estarían en o cerca del umbral de inmunidad colectiva.

La mayoría de los expertos dicen que los modelos de inmunidad colectiva por debajo del 40% son muy dudosos.

 “Me cuesta creer que el umbral de inmunidad colectiva sea tan bajo como 20% o 25%”, dice Jeffrey Shaman, PhD, experto en enfermedades infecciosas y profesor de ciencias de la salud ambiental en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia. (Otros especialistas en enfermedades infecciosas contactados para comentar se hicieron eco de su escepticismo).

Pero, lo que es más esperanzador, Shaman dice que es razonable pensar que la inmunidad de la población por debajo del 50% podría funcionar. “Dado que la transmisión es imperfecta en sí misma, se puede demostrar matemáticamente,  que realmente no se puede sostener un brote en algunos de estos niveles más bajos de inmunidad”, dice. En comparación con las estimaciones iniciales que sugerían que dos tercios o más de la población necesitarían inmunidad para bloquear el virus, Shaman dice que las estimaciones más recientes están en el rango del 40% al 50% y son probablemente más realistas.

Otros expertos apoyan esta teoría o “Creo que la cantidad exacta de inmunidad de la población requerida para tener estos efectos [de inmunidad colectiva] es casi con certeza menor que el 60% que se ve en la mayoría de los modelos teóricos simplistas”, dice William Hanage, PhD, profesor asociado y facultad miembro del Centro de Dinámica de Enfermedades Transmisibles de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

Si las estimaciones más recientes y más bajas resultan ser correctas, es una buena noticia por varias razones. Significaría que el mundo, y en particular los lugares más afectados, están un poco más cerca de lo que se pensaba de lograr la inmunidad colectiva. Más importante aún, también podría significar que menos personas necesitarían ser vacunadas contra el SARS-CoV-2 para eliminar el virus. Una encuesta reciente de Gallup encontró que uno de cada tres estadounidenses no aceptaría recibir  una vacuna contra el nuevo coronavirus si hubiera una disponible.

Preocupa que un umbral de inmunidad colectiva más bajo podría darle a estos grupos la oportunidad de “publicitar ” sus teorías sobre una base que parecería cierta y el mundo podría entrar en una reacción anti vacunas, siendo que la realidad es que hay un salvavidas contra este virus,  y que la ciencia médica esta en la capacidad de eliminarlo.

Un aspecto de la inmunidad colectiva que la mayoría de la gente malinterpreta es que, incluso cuando se logra, el virus puede seguir infectando y enfermando a un gran número de personas.

Por otro lado, los expertos advierten que estos pronósticos revisados ​​de inmunidad colectiva no deberían conducir a la complacencia. “Me preocupa que la gente diga que estamos mucho más cerca de la inmunidad colectiva, por lo que podemos relajarnos”, dice Hanage.

Un aspecto de la inmunidad colectiva que la mayoría de la gente malinterpreta es que, incluso cuando se logra, el virus puede seguir infectando y enfermando a un gran número de personas. “La inmunidad colectiva es el punto en el que cada persona infectada, en promedio, causa menos de una infección en adelante”, explica Hanage. Una vez que esto suceda, es una certeza matemática que el virus eventualmente se desvanecerá. Pero ese desvanecimiento lleva tiempo. “Aún tiene el lado negativo de la curva epidémica, por lo que todavía hay muchísima gente que se va a infectar”, dice.

También señala que la mayor parte de los EE. UU. Están lejos de alcanzar tasas de infección superiores al 40%. Los pocos lugares que pueden estar cerca, como zonas de la ciudad de Nueva York, han sufrido mucho para llegar allí; al menos 19,000 residentes de la ciudad de Nueva York han muerto debido a Covid-19, y es probable que miles de personas estén lidiando con complicaciones de salud continuas como resultado de una infección por SARS-CoV-2.

“Si lo que sucedió en Nueva York es el costo de la inmunidad colectiva, no creo que nadie deba señalar eso como el camino a seguir”, dice.

Un rayo de luz

No es probable que la inmunidad colectiva que erradique los virus venga al rescate en un futuro próximo. Pero los expertos dicen que en la ciudad de Nueva York y otras comunidades que ya han experimentado altas tasas de infección, es posible, y tal vez probable, que las tasas de infección estén algo deprimidas en el futuro.

“Cuantas más personas se recuperen y no puedan infectarse porque tienen una memoria inmunológica sólida al [SARS-CoV-2] y pueden combatirlo, menos personas se infectarán”, dice Shaman de la Universidad de Columbia. Estos individuos previamente infectados e inmunes son como callejones sin salida para el coronavirus, y si se mezclan suficientes de ellos en una población, impedirán el progreso del virus, dice.

“Si observa la ciudad de Nueva York, puede ver que las estimaciones de prevalencia de anticuerpos por código postal van del 10% en algunos vecindarios a más del 50% en uno en Queens”, dice, refiriéndose a las pruebas diseñadas para identificar Portadores del SARS-CoV-2. “A medida que nos acercamos al invierno y la gente está adentro y las escuelas están abiertas, tendremos que ver qué nivel alcanza el brote en estos lugares”.

Suponiendo que estos portadores anteriores ahora son inmunes, al menos durante algún tiempo, contribuyen a una variable que los modeladores de virus denominan “tasa de reproducción efectiva”. Ésta es una medida del número de personas dentro de una comunidad que es probable que se infecten si se exponen a alguien que pueda transmitir el virus. “La tasa de reproducción efectiva cambia según la cantidad de personas que obtienen inmunidad”, dice Paul Delamater, PhD, profesor asistente de la Universidad de Carolina del Norte que se especializa en mapear problemas y resultados de salud de la población.

 “Entonces, si la infección se propaga a toda la población”, dice, “eventualmente, podría llegar a una tasa efectiva de cero porque no hay más personas a quienes transmitir la infección”.

A pesar de todo esto,  todos los autores coinciden en la importancia se seguir utilizando mascarillas y las medidas de prevención para lograr que los valores de R0 ( o el R efectivo en realidad )  efectivamente disminuyan.

Articulo publicado en la revista Medium, originalmente escrito por Markham Heid el 27-8-2020 , y traducido al español por Juanbarrios.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *